MUN
MUN


Arte / Exposiciones / Máster en Estudios Curatoriales

‘El resto’, una exposición sobre el proceso creativo y el rol del artista


Cinco artistas y cuatro comisarios reflexionan sobre el proceso creativo de la producción artística, el rol del artista y el papel intermediador del comisario

El Museo ha inaugurado El Resto, una muestra colectiva con obras obras de Irma Álvarez-Laviada, Miren Doiz, Esther Gatón, Guillermo Mora y Wilfredo Prieto. El proyecto fue elegido mejor propuesta de Trabajo de Fin de Máster de la promoción 2019 del Master in Curatorial Studies y consagra la profesionalización de los jóvenes comisarios de la promoción. 

Los miembros del equipo y comisarios de la exposición, Marina Alonso, Pau Cassany, Sofía Enríquez y Dailey Fernández  proponen una reflexión sobre el rol del artista, el proceso creativo y la génesis de la obra de arte, más que de objetos finales consumidos como productos. Un enfoque novedoso para este ejercicio/exposición, entre cuyas metas se encuentra privilegiar el proceso más allá de la exhibición de las piezas ya acabadas, supone destacar el valor que tiene el trabajo previo, la búsqueda, el ensayo y error que preceden a las soluciones finales.

Artistas y comisarios de El Resto
De izquierda a derecha, Marina Alonso, Guillermo Mora, Irma Álvarez-Laviada, Pau Cassany, Miren Doiz y Dailey Fernández. Foto: Manuel Castells

El Resto como propuesta expositiva es el resultado del análisis del proceso artístico, una invitación al espectador a asistir al proceso creativo en busca la belleza de una pieza final, de toda obra de arte.

Todo aquello que no vemos pero subyace a la obra de arte; todo aquello sin cuya existencia ésta nunca hubiera llegado a ver la luz, recibe el nombre de resto. Piezas construidas a partir de ideas plasmadas en materiales,  otras que se abandonaron antes siquiera del intento, nuevos comienzos, pruebas, ensayos y errores. 

Esta muestra recoge esos objetos que formaron parte del proceso  y otros que quedaron en el olvido. Con no poca frecuencia, estos intentos quedan relegados al olvido incluso por parte del propio artista., Esta  exposición pretende hacer al público partícipe de la experiencia creativa completa al dejar al descubierto  la relación de estos materiales con la propia obra, el artista, su intención y proceso de creación. 

Irma Álvarez-Laviada, Miren Doiz, Esther Gatón, Guillermo Mora y Wilfredo Prieto desbrozan su personal proceso creativo a través de las piezas incluidas en la muestra. Se trata de cinco artistas que desde 2019 iniciaron un proceso de interacción más libre con sus propios proyectos y se comprometieron a un ejercicio de reflexión personal con sus obras no finalizadas, que los visitantes del Museo pueden apreciar desde sus personales enfoques y puntos de vista. 

Visitantes junto a una de las obras de Irma Álvarez-Laviada. Foto: Manuel Castells

Miren Doiz propone un acercamiento al proceso pictórico a través de la deconstrucción del lienzo. En su obra convergen la fotografía, pintura e instalación para exponer su proceso de creación como un método no lineal que busca resignificar el resultado final. 

Guillermo Mora, por su parte, se cuestiona su propio método experimental en torno a la pintura. El autor considera que la pintura tiene la capacidad de esconder procesos y, a veces, esos mismos procesos son capaces de esconder la pintura. Para permitir al público una mejor comprensión de sus reflexiones, sus obras contienen dos fechas la primera para hacer datar el inicio del proceso creativo a través de los bocetos y la última, el día en el que se fecha la  creación definitiva. 

Irma Álvarez-Laviada habla de todo lo que compone el mundo del arte pero que resulta invisible en los productos finales. Es decir,  aquellos elementos necesarios para crear una obra, esos que contribuyen a su gestación, pero no son incluidos en la obra final. A través de su reflexión Álvarez-Laviada decide honrar y dotar de un nuevo significado a todos esos os restos que se quedan en el espacio de creación,  los materiales marginales, que se dan a conocer a través de su participación en esta muestra. 

La contribución  de Wilfredo Prieto a esta exposición colectiva gira en torno a dos proyectos suyos no terminados y a la exploración del lenguaje. En el camino de creación, no son pocas las ocasiones en las que los artistas descubren que un proyecto no tiene futuro, carece de aliento, perdió en algún momento su razón de ser, y ello los lleva a abandonarlo.  En esta ocasión, Prieto decide romper la tradición expositiva del producto terminado, para mostrar obras frustradas, pero conserva su concepto intacto. A pesar de que sus proyectos no hubieran obtenido el resultado esperado, no deja por ello de representar una problemática capaz de alentar en el público la reflexión y el cuestionamiento.  

En primer plano, obras de Esther Gatón y, al fondo, el trabajo de Wilfredo Prieto.
Sala 4.3, donde se exhibe el proyecto de Esther Gatón. Al fondo, obras de Wilfredo Prito.
Foto: Manuel Castells

Por último, Esther Gatón explora los límites de la profesión del artista que traspasan sus procesos creativos y cada una de sus piezas. Para la artista, desde el momento de la propia concepción, de la idea, se genera ya un relato y un concepto que no pueden depender únicamente del producto final. Por esto, su trabajo analiza el concepto del proceso y los materiales proponiendo un punto de partida comprensivo en la contemplación de sus piezas.

La labor de comisariado, de carácter colectivo, lanza al espectador el reto de explorar de forma comprensiva el diálogo que las piezas de la muestra establecen entre sí. Le invita a cuestionarse la naturaleza del proceso creativo, a preguntarse qué tuvo que suceder para asumir que sólo la pieza final tuviera espacio en las salas expositivas.  Gracias a la propuesta de estos jóvenes comisarios, el público será invitado a asistir a “la cara B”  del arte conceptual y contemporáneo. De este modo, comisarios y artistas abren un espacio a la reflexión no solo artística, sino en torno a la importancia de las primeras ideas, de los compases iniciales de un proyecto, de aquello que está en el origen y que, a pesar de haber sido descartado, sigue presente de algún modo a  lo largo de todo su desarrollo, e incluso en la obra final.

Esta propuesta colectiva de la promoción de comisarios del Master in Curatorial Studies de 2019  traslada a las salas del Museo un proyecto que nació como práctica de aprendizaje y acompaña al público en la comprensión plena del arte contemporáneo y sus procesos.

Departamento de Comunicación del Museo Universidad de Navarra


Deja tu comentario