MUN en Casa

Arte / Campus Creativo

‘Gaudeamus’, un regalo de los alumnos a los nuevos graduados


Una composición de Kuzma Bodrov en interpretación de la Orquesta Sinfónica y el Coro Universidad de Navarra

La Orquesta Sinfónica Universidad de Navarra y el Coro Universidad de Navarra se han unido para preparar un regalo muy especial para los nuevos graduados y sus familias: el vídeo en el que interpretan una nueva versión del Gaudeamus Igitur compuesta por Kuzma Bodrov.

La Orquesta Sinfónica y el Coro Universidad de Navarra en su actuación online

El compromiso y el compañerismo de estos jóvenes apasionados por la música es contagioso. El Museo Universidad de Navarra les brinda cada semana un punto de encuentro y un programa de desarrollo a través del área Campus Creativo, quien apoya con diversas actividades e iniciativas, como el Programa Talento Artístico, la conciliación de su pasión por el arte y la música con sus estudios universitarios.

Cuando el coronavirus obligó a cancelar las graduaciones programadas para mayo y junio, los estudiantes de la Universidad de Navarra y sus familias no podían imaginar que disfrutarían desde sus hogares de este himno universitario que siempre acompaña estos actos. La iniciativa impulsada por Campus Creativo, ha sido posible gracias al compromiso y el apoyo de las dos agrupaciones y el centro académico. La pieza se estrenó el miércoles 20 de mayo, en plena semana internacional de los Museos, con motivo de la celebración del evento online ‘i’ de Alumni, dirigido a los estudiantes que este año terminan sus estudios de grado y que pasan a convertirse en Alumni. 

Desde la Orquesta, su director, Borja Quintas, explica que han rescatado “el Gaudeamus que escribió el célebre compositor ruso Kuzma Bodrov como obsequio a la Orquesta. La idea es que los músicos regalen a sus compañeros graduados un Gaudeamus especial para ellos, que les haga sentir el apoyo de sus compañeros con la solemnidad y la belleza de la música.  Para que se sientan más arropados”.

La respuesta de los miembros de la Orquesta y del Coro, integrados por alumnos de la Universidad de Navarra, ha obtenido un sí rotundo. “Ha sido espectacular. La gran mayoría se ha apuntado y ha hecho sus grabaciones en cuestión de días. Se les ha hecho llegar una maqueta, con la que cada uno graba individualmente su parte, que posteriormente se mezcla en estudio de sonido y se monta en estudio de imagen, siguiendo todos ciertas pautas comunes para darle uniformidad”, detalla Quintas.

El reto de dirigir virtualmente

Ekhi Ocaña, director del Coro, coincide en que “la organización ha sido estupenda porque los alumnos se mostraron muy contentos de poder realizar este proyecto. Han recibido instrucciones muy claras sobre cómo grabar el vídeo pero, como es lógico, han tenido que grabarse de forma individual, solos en sus habitaciones”.

El Coro Universidad de Navarra con el director de la OS Borja Quintas. Fila superior, octavo desde la izquierda, Ekhi Ocaña, director del Coro Universidad de Navarra

Este aspecto ha supuesto uno de los retos principales para la agrupación, precisa Ocaña: “Un coro funciona de forma muy orgánica, desarrollando una intuición colectiva sorprendente y basando su fuerza en el trabajo conjunto. Para cantar en coro es fundamental la interacción con los compañeros, sentir la respiración del que canta junto a ti, y ver a tu director, que no solo te marca el ritmo, sino que canaliza la energía de cada individuo para que el coro sienta que son un solo ente. Afortunadamente, durante este curso y anteriores hemos trabajado mucho juntos y tenemos un rodaje y una experiencia como grupo que ayuda mucho en estas circunstancias extrañas. Cuando has cantado en un coro, aprendes el sentido profundo de la palabra confiar”.

En la imagen un fotograma del vídeo en el que se muestran los miembros de la sección de cuerda de la Orquesta Sinfónica Universidad de Navarra
La sección de cuerda de la Orquesta Sinfónica Universidad de Navarra

La Orquesta, como apunta su director, también ha abordado un desafío similar: “El principal reto es que cada músico grabe sintiendo el conjunto y con la emoción del directo, para que al mezclarlo suene lo más natural posible.  La mezcla se hace en estudio, pero el resultado sonoro es exactamente la suma de cada uno de ellos por separado y de su sonido real. Y eso hace que se cree una sensación de directo que consiga emocionar.  Sobre todo, porque está hecho con mucho cariño”.

La coordinación entre ambas agrupaciones y el trabajo de edición también ha sido crucial para llevar a buen puerto el proyecto. “Tanto el Coro como la Orquesta tenían unas pautas muy claras, además de la partitura, así que la unión hace la fuerza. Además del trabajo imprescindible de los técnicos que han mezclado los audios individuales y realizado la edición del vídeo”, destaca Ocaña.

Esta iniciativa se encuentra enmarcada en la misión del Museo, en la que se incluye la docencia y la difusión del arte y sus valores como herramientas para la formación de los profesionales del futuro.

Departamento de Comunicación Museo Universidad de Navarra y Área Campus Creativo

Comentarios

  1. Lucila Ramirez dice: junio 22 2020 a las 12:53 am

    Opino que ha sido un reto conseguido magistralmente y que no se espera menos del coro de los alumnos de la Universidad de Navarra. La unión hace la fuerza, y seguramente los graduados se habrán sentido muy acompañados. No se olvidara este 2020 inédito.
    En hora buena y felicidades

  2. MUN dice: junio 22 2020 a las 5:23 pm

    Mil gracias Lucila, ha sido un ejercicio de compromiso por parte de todos los integrantes de la formación y es un placer comprobar cómo se aprecia el resultado.


Deja tu comentario