MUN
MUN

Arte / Artes Escénicas / Campus Creativo

¿Cómo se prepara un actor?


Un texto de Liuba Cid, directora del Plan de Formación Teatral MUN-UNAV

¿Has pensado alguna vez en ser actor o actriz? ¿Te gustaría serlo? ¿Te ha picado la curiosidad por saber cómo se preparan tus actores y actrices favoritos? 

Taller de formación teatral. Foto: @Manuel Castells

Hagamos un breve repaso por las principales técnicas de formación actoral en la actualidad.

Cuando se levanta el telón en el teatro, nos acomodamos en la butaca del cine o encendemos el televisor para ver nuestra serie favorita, nos adentramos en el maravilloso mundo del artificio y la ficción. Son los actores y actrices los responsables de conducirnos por el pasillo mágico que nos convierte en cómplices de la historia contada sobre el escenario o la pantalla. 

Este estado de fascinación y entrega solo se produce cuando el actor es capaz de hacernos creer que todo lo que vemos y escuchamos es “verdadero”. El personaje, fruto de la ficción del autor, se vuelve real, auténtico. Sus pensamientos, objetivos, acciones y emociones nos parecen tan reales que dejamos de ver al actor, aunque es este quien pone su creatividad, su voz y su cuerpo en un proceso de transformación mágica que va más allá de lo escrito en el libreto o guion.

Solo una formación sólida, basada en la técnica y el estudio constante, permitirá al actor alcanzar un alto grado de especialización en el arte de la interpretación dramática.

La historia de la interpretación actoral comienza en un pasado remoto, en el narrador épico de la antigua Grecia que recitaba los poemas de Homero, aunque, paulatinamente, se produjo el salto hacia la interpretación trágica, hacia la codificación de las máscaras de la tragedia y el modo de interpretarlas. El primer actor de la historia, del que se tiene conocimiento fue Tespis, montado en un carro sobre el que escenificaba obras por el Ática, más tarde Esquilo introdujo el segundo actor, y Sófocles, junto a Eurípides, añadieron tres a la nómina.

Juglares, bululús, rapsodas y trovadores siguieron perfeccionando la técnica de la interpretación, adaptada a los gustos del público y a las innovaciones de los dramaturgos, ampliando su formación y versatilidad en diversos estilos y géneros dramáticos. Dramaturgos del Siglo de Oro como Lope, Calderón o Shakespeare aportaban indicaciones a los actores sobre la manera de representar sus obras. 

Un grupo de estudiantes, vestidos de pequeñoburgueses del xix, aparecen sentados en diversas filas y miran expectantes a otros actores que no aparecen en la imagen
El taller une a los alumnos en torno a su pasión. Foto: @Manuel Castells

A finales del siglo XIX se produce un cambio importante en el enfoque de la actuación teatral. Se abandona la técnica declamatoria y recitativa del actor por la psicología y la naturalidad sobre el escenario. Los “Meininger” (1866-1914) lideraron este cambio, impusieron a los actores una férrea disciplina impulsada por el ensayo sistemático y ordenado, exigiéndoles plena conciencia de sus movimientos y de su posición geométrica en la caja escénica, dando importancia a las atmósferas y los movimientos en masa. 

En 1898, Konstantin Stanislavski, junto al pedagogo y director Nemiróvich-Dánchenko, funda el Teatro de Arte de Moscú. En esta escuela de actores nace el más conocido e innovador de todos los sistemas: El sistema, más tarde popularizado como El Método, la técnica más estudiada en todo el mundo, modelada durante el siglo XX por otros maestros, con sus diferentes revisiones y versiones. El Sistema recoge un conjunto de experiencias pedagógicas entre Stanislavski y sus discípulos. El maestro ruso consolida en este manual un conjunto de reflexiones, observaciones y ejercicios prácticos que conducen al actor hacia la creación del personaje desde una perspectiva psicológico-realista, guiado en todo momento por sus emociones, su experiencia vital, la ética y la creatividad escénica.

Algunas de sus teorías fundamentales abordan el estudio de las acciones físicas, las circunstancias imaginarias y la memoria emotiva, entre otros aspectos esenciales que completan la compleja preparación del actor para la creación del personaje.

El legado de Stanislavski está presente en el siglo XX en el laboratorio de interpretación Actor´s Studio, cuya dirección asumiría en 1952 el estadounidense Lee Strasberg. Actores de Hollywood como Marilyn Monroe, Marlon Brando, James Dean, De Niro, Faye Dunaway y Holly Hunter, entre otros oscarizados, se han formado en esta escuela de actores. La institución recibe un promedio de más 3.500 solicitudes anuales para poder acceder a sus planes de formación.

Los talleres forman a los actores en obras distintas cada temporada. Foto: @Manuel Castells

Pero ni El Sistema de Stanislavski ni El Método del Actor´s Studio son las únicas vías para la formación del actor. Existen otras corrientes y postulados sobre la teoría de la interpretación teatral en el siglo XXI. De estas técnicas, así como del los secretos que esconde la escena, hablaremos en otra ocasión.

Os recordamos que en el Museo Universidad de Navarra existe un Plan de formación teatral, coordinado por Campus Creativo, en el que podéis aprender sobre todas estas técnicas y descubrir la maravillosa experiencia de actuar sobre un escenario. ¿A qué esperas? 

Prof.ª. Dra. Liuba Cid
Académica de las Artes Escénicas de España, directora de escena y dramaturga. Profesora en URJC-IUDAA, directora del Plan de formación teatral MUN-UNAV


Libros sugeridos sobre la técnica de formación actoral:
El arte del Actor: principios técnicos para su formación (2012). Konstantin Stanislavski. Ed. Escenología. México. 
La formación del Actor. Crear para creer (2007). Jorge Eines. Ed. Gedisa. Barcelona.
Un sueño de pasión. La elaboración del Método (2008). Lee Strasberg. EMECE editores. Buenos Aires.


Deja tu comentario